martes, 14 de julio de 2015

¿Programa electoral o estratégico?

"Pararemos los desahucios", "lucharemos contra la desnutrición de los niños madrileños", "abriremos los comedores en verano"... A muchos de vosotros os sonarán estas declaraciones, puesto que son de nada más y nada menos que de la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, una mujer que prometió hacer todo lo mencionado anteriormente y más aún, con la pretensión de convertir Madrid en una ciudad ejemplar. Acaban de pasar dos meses de su elección y se está encontrando con una cruda realidad: no puede cumplir lo que prometió.

En primer lugar tenemos los desahucios. La alcaldesa prometió a sus votantes paralizar los desahucios en Madrid, es más, afirmó que no habría más desahucios ejerciendo ella la alcaldía de Madrid. Sin embargo, al coger el mando se dió el primer golpe contra la realidad: el ayuntamiento no tiene competencias legales para paralizar los desahucios, unicamente puede aportar medidas alternativas. Muchos confirmaban ese impedimento, ella insistía en ello ¿Qué ha conseguido creando falsas espectativas a los que han confiado en ella?

En segundo lugar está su intención de crear una banca pública, a través de la cual financiaría los ahorros al servicio de las necesidades sociales. El proyecto estaba aprobado, su concejal de Economía y Hacienda (Carlos Sánchez Mato) lo apoyaba, pero, al final, Manuela Carmena decide no cumplirlo ¿La razón? No la dejó muy clara, simplemente la defendió con la idea de que no todo lo que aparece en un programa electoral debe cumplirse, es decir, las promesas no deben cumplirse; una lección un tanto extraña y contradictoria.

A continuación tenemos uno de los puntos fuertes del programa de la célebre jueza: acabar con la malnutrición infantil. Para ello su intención era abrir los comedores escolares en verano, pero, una vez más, no lo hizo, sino que siguió con las medidas de la anterior alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en las que se estableció un sistema con el que en la época veraniega los niños recibiesen la comida a domicilio. Además, también preveía aumentar la cantidad de niños que obtendrían ese servicio, no obstante, la cifra de los niños beneficiarios de ese servicio sigue siendo la misma: 2.071. "Su programa era mejor que el mío" admitió la alcaldesa ¿Por qué no informarse antes de hablar o de criticar lo hecho por la alcaldesa anterior?

Además, a todo esto hay que añadirle el papel que está representando Carmona, el candidato del PSOE para la alcaldía de Madrid que se unió a Carmena para desbancar al PP de dicho puesto. Carmona "pudo prometer y prometió" controlar las decisiones de Carmena en Madrid, y corregirlas cuando éstas fuesen erróneas. Este, y no otro, ha sido el control ejercido por el socialista: en el escándalo de los tuits de Zapata pidió su dimisión completa y al no lograrla, se conformó con la situación, en la imputación de Rita Maestre, la misma respuesta ¿Es eso lo que se dispone a hacer? ¿Nada?

Estos son algunos de los muchos puntos que la alcaldesa de Madrid no ha cumplido, lo que nos lleva a pensar que Carmena ha creado un programa estratégico, no electoral; es decir, prometo lo que los madrileños desean y una vez en el poder hago lo que pueda ¿Es eso justo? ¿Es que Manuela Carmena solo quería estar en el poder? ¿Es otra "casta" más? Como dice la presentadora de El Objetivo Ana Pástor: "estos son los datos, saquen ustedes las conclusiones".