viernes, 8 de abril de 2016

Dos Segundos: Segunda parte

¡Buenos días Letrilers! Hoy os traigo la segunda parte de la historia que leísteis el viernes anterior ¿Tenéis ganas de seguir? No os entretengo más y os dejo la segunda parte:


-Yo no tengo miedo a los muertos así que me apunto- confirmó Raquel.

Entonces los cuatro se acercaron al profesor y Melani le dijo:

-Profesor Gloin ¿Podríamos hablar un momento?

-Claro ¿Algún problema?

-Nos gustaría poder comprobar el funcionamiento de la máquina que construyó aquel profesor, con su permiso claro.

-No se si sería seguro hacer ese experimento. Además todos sabemos que hablar con los muertos es algo imposible, la ciencia lo demuestra.

Melani no era una chica tonta y sabía qué debía decir para que el profesor aceptara. Era un hombre por lo que si le planteaba un reto o le dejaba en evidencia aceptaría sin dudarlo. Empezó su estrategia diciéndole:

-Usted dice que es imposible pero yo no estoy de acuerdo, por lo que mis amigos y yo le proponemos un reto. Conecte el aparato en el estudio de grabación del instituto  y pasaremos toda la noche en la sala de mezclas despiertos a la escucha de algún extraño sonido. Al fin y al cabo, usted no tiene nada que perder, nosotros no queremos apostar solo aclarar la verdad. Si usted cree que los muertos no pueden hablar ¿De qué tiene miedo?

El profesor escuchó atentamente su explicación y después les dijo:

-Esta bien, acepto. Os quiero a las nueve en la caseta de grabación situada detrás del instituto, yo estaré esperándoos. Y llevar solo lo necesario: sacos de dormir....

-El saco de dormir no hace falta-interrumpió Melani-con una almohada, linterna, comida y bebidas con cafeína es suficiente; debemos estar toda la noche despiertos.

Una vez dicho eso, los cuatro salieron de clase.

                                               ................................................................

A las nueve en punto los cuatro jóvenes y el profesor estaban en el estudio. El profesor Gloin estaba dándole los últimos retoques a la maquina mientras que Raquel ajustaba el sonido en la sala del estudio para que pudieran escuchar las voces que registraba la máquina en la zona insonorizada. Melani, al ver a Raquel trabajando en el registro del sonido, le preguntó:

-¿Podrías hacer que las voces también pasaran por el ordenador? Así quizás con un programa de reconocimiento auditivo localicemos a la persona que habla.

-No hay problema.

Raquel se puso manos a la obra con el ordenador. Al cabo de una hora, el profesor y Raquel habían acabado de instalarlo todo y encendiendo la máquina. Entonces, el profesor dijo:

-Ahora a esperar.

Las primeras tres horas fueron muy aburridas. Alicia, por ejemplo, se moría de hastío y para combatirlo lo único que se le ocurría era comer unas galletas que había traído. Raquel compartía una bebida con Jack y Melani hacía los deberes de matemáticas. El profesor, al ver que Melani hacía deberes, le comentó:

-¿No tienes otro momento para hacer los deberes?

-Mi mente no puede estar quieta esperando sin hacer nada, tengo que hacer algo productivo y esto es lo que se me ha ocurrido- respondió Melani.

Alicia, al estar tan aburrida, se apoyó en la mesa de mezclas y sin darse cuenta movió una de las barras, haciendo sonar un pitido agudo en el estudio y en la sala en la que estaban. , Alicia bajo la barra lo más rápido posible, pero todos le pusieron malas muecas, hasta que, de improvisto, la máquina transmitió una voz que había detectado:

- ¿Quién anda ahí?

Al principio todos se quedaron boquiabiertos, hasta que Melani pulsó el botón para que el fantasma le pudiera escuchar y respondió:

-Aquí lo importante es quien eres tú.

-Mi nombre no es importante, ahora me hago llamar Rotzeaj.

Hasta aquí la segunda parte ¿Os ha gustado? ¿Tenéis ganas de más? Espero vuestros comentarios :)